lunes, 28 de enero de 2008

¡Un Nuevo Sitio Disponer...! – Manuel Pereyra en El Diluvio que Viene

Lo encantador de la puesta es lo clásico de su estructura, el Diluvio que viene sigue cautivando a chicos y grandes a pesar de las fallitas técnicas que se han suscitado en sus funciones, eso si la paloma ya llega a su lugar.

Ya antes les había comentado sobre el Diluvio, de la ejecución sorprendente de María Inés y de la salida de Jaime Camil. Pues bien, este viernes tuve la oportunidad de nueva cuenta de ver la puesta en escena y reitero que aunque se palpa como una obra antigua en todos los sentidos, es encantadora a final de cuentas.

En esta ocasión el actor y cantante Manuel Pereyra interpretó al padre Silvestre, quien en compañía de Clementina (Gloria Aura) y el resto del elenco nos llevaron con ellos a cumplir con los mandatos de Dios antes de enviar de nueva cuenta un diluvio universal.

Con una serie de errores en sonido (sobre todo en micrófonos), el personal técnico y ensamble hablando tras bambalinas, a pesar de todos los pesares, la obra es francamente disfrutable, realizando Manuel una versión encantadora del cura con unos toques de pop en sus matices vocales que lo hacen más suyo. Además, manteniendo el profesionalismo siguió cantando y actuando por sobre de las fallas técnicas regalandonos una función "francamente legendaria".

Tras la salida de Jaime Camil, Manuel Pereyra protagoniza y comparte créditos con María Inés, Gloria Aura, Patricio Castillo, Carmen Delgado y María Filippini, entre otros actores, alternando con Ernesto D'Alessio.


Reconozco la bella voz de Gloria Aura, pero le falta sentirse más en el personaje, esperemos que pronto lo tenga más amarrado y lo represente de manera más natural sin distraerse tanto con el público.

Definitivamente, no es sorpresa el trabajo que María Filippini desarrolla como Consuelo que es para un servidor muy desenvuelto y divertido, pero compruebo nuevamente que la estrella de la obra es la voz del señor Manolo Fabregas, tan bien interpretada, analizada y sentida que nos sugiere la idea de un verdadero Dios omnipotente y omnipresente.

A la fecha el padre Silvestre ha sido intrerpretado ya por diferentes actores importantes en México, principiando por Héctor Bonilla en 1977, Roberto Blandón en 1993, y en 2007 Jaime Camil, Ernesto D'Alessio y Manuel (Manu) Pereyra.

Para aquellos que no sepán mucho de Manuel Pereyra, éste participó como director vocal del reality "High School Musical" y en el 2003 fue el cantante principal del espectáculo "100 years of dream" de Disney, cuenta con discos como solista y también formó parte del musical "Mi bella dama", en donde obtuvo el premio Quetzal a la Relevación Teatral en el año 2003.

"El Diluvio que Viene" es una historia muy familiar, atemporal, con personajes encantadores y música entrañable que con discreción nos lleva a la evaluación y análisis de las cuadraturas sociales preconcebidas.

Ya saben que el teatro es para disfrutarse en el teatro y cada quien lo disfrutará mejor con la experiencia propia... así que vayan a verla.

¡Ahora no les dejo video, pero en el post del mes de septiembre les coloqué unos "links" interesantes!

1 comentario:

Montano dijo...

Me choca que el Camil deje obras tan buenas, ya quisiera yo tener el papel que el tenia, y el los bota a la basura, por eso no pego en brodway el pobre, y tuvo que hacer refritos de telenovela como La fea mas bella

bye